El Partido Popular denuncia la, dicen, ” falta de previsión e incapacidad de gestión del gobierno municipal ante el vencimiento del contrato del Teatro Principal”.

La compañía “La Dependent”, empresa que gestiona en su totalidad el Teatro Principal, ha anunciado la suspensión de su programación y el cese de su gestión. Desde el Gobierno Municipal Socialista han atribuido esta situación al cambio de legislación, que con la nueva Ley de Contratos del Sector Público, no permite a una compañía gestionar de forma integral el espacio. Pero según argumenta el PP de Alcoy “no es cierto, la realidad es que el contrato llegó a su vencimiento el día 19 de enero y la Ley, antes y ahora, no permite que los contratos queden en precario”.

Esta Ley publicada el en el B.O.E. el 9 de noviembre que entrará en vigor el próximo 9 de marzo, pretende que los procesos de licitación con el sector público, sean más objetivos y transparentes, e impone medidas para luchar contra “el fraude, el favoritismo y la corrupción”. Según explica Rafa Miró “La realidad es que se conocía desde noviembre cómo afectaba la nueva Ley y después de cuatro meses no se ha hecho nada. Si el gobierno municipal hiciera su trabajo como debe, tendríamos un nuevo contrato y por tanto garantizada la programación y actividades del teatro”.

Según los populares alcoyanos, “mantener vencidos los contratos con empresas durante años y prestando servicios es una práctica habitual del equipo de gobierno de Toni Francés. Un claro ejemplo es el contrato de recogida de basuras y limpieza viaria o del Teatro Calderón vencidos en julio de 2012 y octubre de 2016 respectivamente”.

Rafa Miró añade que “el contrato de la basura, el de la gestión del Calderón, la grúa y muchos otros están en precario, con informes negativos de intervención. Una práctica habitual del gobierno socialista debido a falta de planificación y mala gestión”.

Esgrimen que “el caso del Teatro Calderón es la evidencia de la falta de interés de los socialistas alcoyanos por hacer bien su trabajo”. El Partido Popular, dicen, “advirtió al gobierno socialista el contrato del Teatro Calderón finalizaba en octubre de 2016. Se les recordó en junio, agosto y noviembre del 2016, después en enero, marzo y mayo del 2017. Pero la realidad es que en febrero de 2018 todavía no está adjudicado”.

Según aseveran los populares en un comunicado, “esta es una situación irregular que se viene dando con demasiada frecuencia en este Ayuntamiento, con la autorización de la Junta de Gobierno local, decreto del alcalde y en contra de la Intervención Municipal”.

Rafa Miró concluye añadiendo que “la nueva Ley es más restrictiva ante posibles situaciones irregulares y obliga a una mayor planificación, por lo que ante la incapacidad de gestión del Gobierno Municipal Socialista se prevee una parálisis municipal”.