El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha entregado una veintena de baldosas-homenaje con los nombres de las víctimas alcoyanas de los campos de concentración nazis y ha destacado que esa ciudad es la que cuenta con más ciudadanos valencianos “que padecieron el exilio y el encierro en Mauthausen”.

El jefe del Consell ha recordado que esta acción se enmarca dentro del proyecto ‘Construint Memòria’, con el que se pretende recordar y rendir tributo a los valencianos y valencianas que lucharon por la libertad y fueron víctimas de la cautividad nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Puig ha manifestado, en este sentido, que es “más necesario que nunca iniciar un proyecto de construir la memoria” ya que en el momento en el que se pierda se habrá “fracasado colectivamente”, y por ello ha incidido en que las baldosas conmemorativas, de las que se han preparado alrededor de unas 600,”tienen que estar situadas en los pueblos que tuvieron víctimas de Mauthausen”.

El acto tuvo lugar ayer en el salón de plenos del Ayuntamiento de Alcoy, en presencia de las autoridades locales encabezadas por el alcalde, Toni Francés, y de familias de los alcoyanos, nacidos y de adopción, que tuvieron la desgracia de pasar por el campo de exterminio nazi.

Momento del homenaje

Momento del homenaje