La Plaza de España volvió a ser anoche el centro neurálgico de la fiesta alcoyana. Esta vez los decibelios, las luces de colores y las proyecciones fueron las protagonistas de la noche. Todo ello, como no, no hubira tenido sentido sin los cientos de alcoyanos y alcoyanas que se dieron cinta a las 12 de la noche para vivir el fin del año 2018.

Los asistentes pasaron de año con las tradicionales uvas, al son de las campanadas y las proyecciones sobre la fachada de la iglesia de Santa María. Posteriormente el buen humor y la fiesta se apoderaron de la plaza, con música para todos los gustos. No faltó tampoco el concurso de disfraces.

Momento de la fiesta

Momento de la fiesta