El Partido Popular de Alcoy advierte de los problemas que asegura ha generado la implantación de la nueva tarjeta magnética de los abonados del Servicio de Transporte Universitario. El grupo municipal dice haber recibido quejas motivadas por “falta de planificación”. Según afirman los autobuses no disponían del lector de las nuevas tarjetas. “Los usuarios han criticado que incluso se han quedado sin poder utilizar el servicio porque las nuevas tarjetas eran inservibles por la falta del lector adecuado”, señala el candidato del PP a la Alcaldía, Quique Ruiz.

El candidato no entiende cómo “no ha habido información correcta a los estudiantes sobre el funcionamiento del nuevo sistema y no se ha planificado bien el cambio para que no se produjeran las largas colas de espera en el departamento de Educación, encargado de distribuir estas tarjetas”.

El procedimiento para solicitar las nuevas tarjetas ha sido dificultoso, ya que se tenía que presentar el antiguo bono y el carnet de estudiantes en el departamento de Educación del Ayuntamiento con un horario de atención solo por las mañanas, lo que en muchas ocasiones ha sido incompatible con el horario de los estudiantes. Además, en el caso de quedar viajes para utilizar en el bono antiguo, los estudiantes tienen que desplazarse a la estación de autobuses para migrar los viajes al nuevo formato.

El pasado viernes, 15 de febrero, acabó el plazo para la transición al nuevo sistema, pero en cambio solo se dispone de un punto de recarga ubicado en el CCJ y la aplicación móvil para recargar el bono solo está disponible para el sistema operativo Android.

Desde 2014 el servicio de Transporte Urbano se licita desde la Mancomunidad de L’Alcoià i El Comtat. El Ayuntamiento de Alcoy es el que más volumen de servicio gestiona debido a la cantidad de abonados (el 96,7% de los 649 usuarios).