Durante la semana del 13 al 17 de mayo, la Unidad Militar de Emergencias (UME) realizará unas maniobras de puesta a punto en las proximidades de las poblaciones de Alcoi y Xixona, para dar respuesta a situaciones de emergencia como consecuencia de un incendio forestal

En esta ocasión, y ante el riesgo de incendio forestal en la provincia de Alicante, será el III Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM III), con sede en Bétera (Valencia) y que tiene como zonas de responsabilidad de primera intervención la Comunidad Valenciana, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y las Islas Baleares, el que desplegará en la zona con un contingente de 350 militares y 90 vehículos.

Elementos de mando, apoyo logístico, seguridad y equipos especializados en transmisiones y telecomunicaciones, dirigirán y controlarán la ejecución del ejercicio contrastando y adiestrando sus capacidades de mando y control en las fases de proyección, ejecución y repliegue.

Asimismo, durante la mañana del jueves día 16, tendrá lugar un simulacro de incendio forestal. Entre los objetivos del simulacro, evaluar la capacidad de respuesta conjunta de los diferentes Puestos de Mando ante una emergencia de este tipo y consolidar el grado de adiestramiento de todos los organismos involucrados en la gestión de las emergencias, además de servir para estrechar los lazos de cooperación, cohesión y conocimiento mutuo de todos los participantes.

Para ello se contará con la participación de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, Diputación Provincial de Alicante (Consorcio de Bomberos de Alicante), Cruz Roja Española de Alicante, personal de PC y de la Agrupación Contra los Incendios Forestales de Alcoy (ACIF). En total 60 participantes, 14 vehículos y helicóptero de extinción de incendios forestales.

Hay que resaltar la colaboración imprescindible de los Ayuntamientos de Alcoi y de Xixona, que han facilitado los diferentes escenarios donde se desarrollarán las prácticas. En el caso de Alcoi además, la cesión de las instalaciones necesarias para el establecimiento de la base logística y los diferentes puestos de mando.

La Unidad Militar de Emergencias realiza una serie de ejercicios a lo largo del año cuyo objetivo es perfeccionar y consolidar las capacidades operativas de lucha contra incendios forestales, inundaciones y seísmos, tormentas invernales, así como de rescate y desescombro consecuencia de un seísmo o atentado terrorista. Se constituye en la Unidad de Primera Intervención en el seno de las FAS que, como herramienta del Estado, actúa en situaciones de catástrofes para garantizar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos.