El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado la creación de la Mesa del Textil con el objetivo de establecer una colaboración permanente entre el Gobierno valenciano y este sector industrial, que da empleo a más de 20.000 personas en la Comunitat Valenciana.

“Lo más importante es generar un espacio de diálogo permanente entre la Generalitat y el sector textil”, ha afirmado Puig, quien ha añadido que en la Mesa “participaran todas las consellerias vinculadas, representantes del sector y otras instituciones públicas, como el Institut Valèncià de Finances”.

Así se ha pronunciado durante su visita a los expositores de las 66 empresas valencianas presentes en la feria Heimtextil de Fráncfort, donde ha destacado el peso que tiene este sector en la economía valenciana y la capacidad de inmersión del textil valenciano en la internacionalización.

También ha asistido el conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, quien ha anunciado que la feria Textil Hogar 2020 regresará a València y que se celebrará en las mismas fechas que la feria Habitat.

El titular del Consell ha indicado que este sector “ha salido con fuerza de una situación muy precaria”, provocada por la competencia asiática y la deslocalización, gracias a la innovación.

“Un elemento fundamental es la innovación y, en este ámbito, las empresas valencianas están dando un salto hacia delante enorme con la industria 4.0, la digitalización y la robotización”, ha asegurado Puig.

Además, el president ha alabado la apuesta del sector por la sostenibilidad y ha expresado el compromiso de la Generalitat para ayudar a las empresas a situarse en esa “competencia global”, donde la sostenibilidad es “un factor decisivo”.

Puig ha recordado que “la Generalitat ha ayudado a las industrias del sector textil con alrededor de 35 millones de euros”, pero insiste en que hay que ir mucho más allá y “conseguir más fondos europeos y ayudas del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial”.

Asimismo, ha señalado la importancia que este sector tiene para las comarcas del interior, como l’Alcoià-Comtat o la Vall d’Albaida, ya que ha sido “fundamental para fijar la población” y combatir la despoblación.