El refranero valenciano nos deja una nueva expresión que parece hecha a medida del Gobierno socialista de Antonio Francés: arrancà de cavall i parà de somera. Se utiliza para “alguna cosa o proyecto que empieza con gran ímpetu y se abandona al poco tiempo”. ¿Las promesas electorales del alcalde, por ejemplo? En demasiadas ocasiones.
Cierto es que este pecado lo han cometido todos los partidos políticos. Pero ello no debe ser excusa para empezar a señalar los flagrantes incumplimientos de una década socialista. Esa es la función que nos asignaron los alcoyanos en las pasadas elecciones e incluso algún concejal del gobierno, en su infinita benevolencia, nos lo señala: “Prompte treballarem tots junts de la mà per Alcoi, amb una oposició fiscalitzadora, clar que sí”.
Fue una arrancà de cavall prometer en 2011 la creación de un centro de recuperación de fauna en la zona del Preventorio que serviría de apoyo al proyecto Canet. O la creación de una gran plaza pública en El Partidor con conciertos, teatro y ferias al aire libre junto con una factoría de artistas y un albergue juvenil en el antiguo colegio de San Antonio.
También lo fue en 2015 comprometerse a dar cuenta anualmente de su función como alcalde en asamblea abierta, a aumentar la llegada del turismo de cruceros, a crear el museo de la industria o constituir una empresa municipal de servicios. En la misma situación se encuentra la creación de un espacio cultural y museístico en la manzana de Rodes.
Ninguna de esas promesas se cumplió nunca durante dos legislaturas y alguna se repitió la pasada primavera, sin rubor alguno, como proyecto para este tercer cuatrienio. Vivimos en un continuo anuncio. Estamos el año 2020, a punto de abandonar la segunda década del siglo XXI, y Alcoy sigue sin tener oportunidades laborales para nuestros jóvenes talentos.
Nuestra gran preocupación es que especialmente el proyecto de Rodes llegue a culminar una parà de somera. Si en mayo del año pasado, en plena campaña, prometía crear 500 empleos, ahora le acaba de sumar 100 más… ¿Ese brioso corcel propagandístico frenará su galope? ¿Volverá a convertirse en un pobre asno sin fuerza? Alcoy no merece ese futuro incierto.

Francisco Cantó Coloma
Concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Alcoy