Esta mañana ha empezado el derribo, por parte de la empresa contratada por el Ayuntamiento, del edificio situado en la calle Alcassares, frente al Museo Provincial de Bomberos, del que cayó una parte por un derrumbe ayer domingo.

Desde el ayuntamiento de Alcoi se ha querido recordar que las actuaciones de demolición han supuesto el cambio de tráfico en la zona que se mantendrá hasta que estos trabajos finalicen. La empresa, una vez, acabadas los trabajos, pasará a retirar los escombros la próxima semana, y empezará una nueva demolición, en este caso, de una casa declarada en ruina inminente en la calle Sant Antoni.

Por otro lado, los expertos del Instituto de la Vivienda Valenciana (IVE), empezarán a realizar los diagnósticos de los edificios, entre 400 y 500, del centro histórico pasado mañana. El miércoles se desplazará a la ciudad equipo de 7 expertos para poder iniciar la revisión de las primeras 60 fincas que los técnicos municipales han seleccionado siguiendo diferentes criterios.

Edificio derrumbado