Alcoy vivió ayer su particular desfile de Carnaval. Si Venecia vive sus carnavales con glamour, Río de Janeiro con desenfreno, o Cádiz con sátira y humor, Alcoy ha conseguido en los últimos años sumarse a esta tradición a su propia manera. Sorprende, o no, la capacidad de poner en marcha e implicación de los alcoyanos y alcoyanas para este tipo de eventos, con nuestra excepcional capacidad para organizarnos y el gusto por las tareas bien hechas. Anoche fueron cerca de 3.000 personas la que hicieron el recorrido con completa alegría.

El punto de inicio del desfile fue el clásico alcoyano, El Partidor, no podía ser otro. A las 19:00 de la tarde, media hora de adelanto respecto a otros años dada la gran participación, y como si de una “arrancá” se tratara, se iniciaba el desfile a ritmo de batucada. A partir de ahí, grupos de amigos, colectivos y familias, desfilaban con los más divertidos disfraces. De nuevo gran cantidad de ballets con vistosas coreografías e incluso carrozas. El Rey León, máscaras, los extraordinarios años 20 del siglo pasado, unicornios, superhéroes, princesas, la magia de extremo Oriente, plagas de insectos,  la vida en una pecera y muchos motivos más llenaron de música, risas y fiesta el Centro de Alcoy.

El desfile, tras bajar la calle Sant Nicolau, dar la vuelta  a la Plaza de España, y recorrer Sant Llorens y Mossèn Torregrosa, finalizaba en nuestra Plaça de Dins, donde la fiesta continuó con una discomóvil y se hizo entrega de los premios del concurso de disfraces qué, un año más, ha entregado el Ayuntamiento de Alcoy.

Una peña llegada desde Yecla, con su coreografía y disfraces ambientados en China, ganó el concurso; los gnomos fueron los segundos, y unas divertidas chanclas fueron los terceros.