Agentes de la Policía Nacional han detenido en la localidad de Alcoy a cuatro personas de nacionalidad rumana y con edades comprendidas entre los 37 y 42 años que formaban parte de grupo criminal que se había especializado en perpetrar estafas utilizando identidades usurpadas a sus victimas.

Los integrantes de este grupo criminal hacían diversas ofertas vía internet, ofreciendo puestos de trabajo, alquiler de viviendas o apartamentos, dejando como único contacto con sus víctimas un teléfono de una conocida aplicación de mensajería instantánea móvil, demandando una fotografía del Documento Nacional de Identidad por ambas caras para formalizar el asunto. Cuando los perjudicados enviaban esa copia de su documentación personal, no recibían más contestaciones a partir de ese momento, ya que el único fin de los delincuentes es conseguir los datos personales y las fotografías de la documentación.

El siguiente paso de la estafa era contratar telemáticamente diversas líneas telefónicas mediante la modalidad de “prepago”, para lo cual, únicamente tenían que aportar los datos de filiación que incluso pudieran ser ficticios, sin requerir ningún cauce más de confirmación.

Una vez en su poder las fotografías de los documentos de los perjudicados así como las líneas de telefonía móvil a nombres de personas ficticias, procedían a contratar vía on-line diversas cuentas corrientes en distintas entidades bancarias, aportando para ello las mencionadas fotografías fraudulentas de la documentación de los perjudicados y como teléfono de contacto las citadas líneas de telefonía, teniendo, por tanto, pleno uso de la operativa de estas cuentas mediante la “banca online”, ya que los códigos para realizar las transacciones se envían mediante SMS a los números de abonados que se consignen.

Los criminales utilizaban las cuentas para realizar todo tipo de ilícitos, estando especializados en estafas, utilizándolas para recibir transferencias ilícitas, solicitar créditos y préstamos o blanquear capitales, en una de las cuentas se han detectado en tan solo cuatro días movimientos de dinero superior a 47.000 euros.

La mayoría de los tramites necesarios para la realización de las estafas eran realizados desde Rumania con el fin de dificultar la acción policial.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de Policía Nacional de Alcoy, hasta el momento se ha identificado a más de cuarenta perjudicados, titulares de cuentas bancarias abiertas sin su conocimiento.

La mayoría de los perjudicados no eran conscientes de que figuraban como titulares de las cuentas bancarias, muchas de ellos no se dan cuenta de nada hasta que bien son requeridas por la Policía al estar encartados en algún ilícito de índole penal o se percatan de que han sido incluidos en algún fichero de los comúnmente conocidos como de “morosos” cuando realizaban algún tipo de gestión relacionada con préstamos o financiación.

Una vez plenamente identificados los integrantes del Grupo Criminal por parte de los investigadores se realizó un dispositivo policial en el que se procedió a la detención de todos los implicados, desarticulando dicho Grupo. En el marco de la operación policial, se han practicado dos registros domiciliarios en Alcoy, donde se encontraban temporalmente los arrestados, interviniendo casi 100 tarjetas SIM, mas de 2.000 euros en efectivo, numerosa documentación personal y bancaria de presuntos perjudicados, material informático y un gran número de tarjetas bancarias.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Alcoy que decretó su ingreso en prisión.

La investigación continúa abierta y no se descarta la aparición de nuevas víctimas.