El Partido Popular de Alcoy denuncia lo que considera “consecuencias de la mala gestión económica del Gobierno local, del PSOE”. Aseguran que “el descontrol en las cuentas ha obligado a aplicar un recorte de 1,5 millones en el presupuesto municipal de 2020”. “El Gobierno incumplió en 2019 las reglas fiscales del Ministerio de Hacienda y dejó al Ayuntamiento en una complicada situación de liquidez”, aseveran. La concejal Amalia Payá muestra su preocupación por la situación económica del Ayuntamiento. “Comprobamos que la gestión de la que presume el Gobierno se traduce en números rojos y recortes sin cumplir con las inversiones prometidas”, afirma.

En la liquidación del presupuesto el remanente de tesorería es un indicador del estado de liquidez y solvencia financiera a corto plazo de la entidad. Este concepto es el resultado de restar lo que hay que pagar (obligaciones) al dinero que se tiene y al que se va a cobrar (derechos reconocidos). Es un indicador básico de la liquidez de una Administración, de su capacidad para afrontar las deudas a corto plazo. Según el PP, el Ayuntamiento cerró el presupuesto de 2019 con un remanente negativo, o lo que es lo mismo, un déficit acumulado de 558.812 euros.

El informe de Intervención señala el incumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria al presentar un déficit no financiero de 3,5 millones de euros. El informe también destaca el incumplimiento de la regla de gasto, que obliga a introducir recortes en el presupuesto de este año. Con ese fin, el Ayuntamiento, solo con los votos favorables del PSOE, ha aprobado declarar no disponibles partidas del presupuesto por valor de 1,5 millones de euros. Todas las partidas corresponden a complementos salariales de funcionarios, especialmente de Policía Local, que no verá ampliada la plantilla por la declaración del estado de alarma.

El departamento municipal de Intervención requería al Gobierno que eliminase también partidas de proyectos pendientes de años anteriores y que en suma representan más de 11 millones de euros. “El PSOE no ha atendido esta petición porque sabe que, tras años de anuncios incumplidos, en este 2020 tampoco van a gastar esos fondos de proyectos pendientes”, manifiesta Payá. La edil reclama “rigor en la gestión para cumplir las exigencias del ministerio y los compromisos adquiridos con los ciudadanos”.