El Partido Popular de Alcoy advierte del déficit acumulado que registran las cuentas del complejo deportivo Eduardo Latorre. Desde 2017, cuando el Gobierno apostó por la gestión pública, las pérdidas acumuladas ascienden a 451.247 euros. El déficit lo ha asumido el Ayuntamiento y el Partido Popular teme que la consecuencia inmediata de este desequilibrio sea un aumento en los precios públicos para 2021.

Las pérdidas del complejo, incluyendo los costes indirectos cuantificados en el informe sobre las tasas y precios públicos, fueron de 71.705,66 euros en 2017, de 85.297,69 euros en 2018 y se dispararon hasta los 294.244,45 euros en 2019. En total, el déficit acumulado entre 2017 y 2019 es de 451.247 euros. “Esas pérdidas las cubre el Ayuntamiento con dinero de todos los alcoyanos, los que disfrutan del servicio y los que no”, señala el portavoz del PP, Enrique Ruiz.

El concejal subraya que pese al incremento anual de ingresos por las cuotas de los usuarios el balance arroja cifras negativas, por lo que teme que el precio por el uso de las instalaciones pueda incrementarse para 2021. El edil apunta la necesidad de “adoptar medidas para que el servicio sea económicamente sostenible”. Según señala, un incremento de los precios puede tener como consecuencia una reducción de usuarios que complique todavía más la situación económica del complejo.

Revisadas las cuentas que figuran en la liquidación del presupuesto de 2019, Ruiz destaca que el pasado año el Ayuntamiento solo destinó 400 euros a la compra de material deportivo o 48 euros en reparación de maquinaria. “Nos parecen cantidades muy bajas”, recalca Ruiz.

El Partido Popular lamenta que el Gobierno local, del PSOE, rechazase crear una contabilidad específica del complejo deportivo, lo que permitiría hacer un análisis lo más real posible de las cuentas. Actualmente, para conocer la situación económica del complejo deportivo hay que recurrir a las diferentes partidas recogidas en el presupuesto municipal, así como a la cuantificación de los costes indirectos que repercuten en el Ayuntamiento y que aparecen todos los años en el informe técnico del departamento de Presupuestos para la aprobación de las tasas y precios públicos.