El Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) publica este sábado la resolución de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública sobre la adopción de medidas relativas a centros sociales de carácter residencial ante la situación sanitaria ocasionada por la COVID-19 en el ámbito de la Comunitat Valenciana a la finalización del estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo.

Una vez finalizado el estado de alarma, corresponde a la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pu?blica, como autoridad sanitaria competente en el a?mbito de la Comunitat Valenciana, adoptar las medidas oportunas para el control de esta enfermedad que, tal y como se indica en la resolución, con relación a las personas mayores, con discapacidad y otras personas usuarias de centros de servicios sociales de carácter residencial, “se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad ante esta infección por su edad avanzada, patología de base o comorbilidades y convivencia en entornos cerrados, lo que les hace más frágiles ante las enfermedades”

Por todo ello, en el caso de su propagación en personas vulnerables en centros residenciales, “hace necesario el mantenimiento de medidas organizativas y de coordinación, orientadas a reducir el riesgo de contagio, así como a tratar de la forma más adecuada a las personas que sufran esta enfermedad”.

La Conselleria de Sanidad dictó, con fecha 18 de marzo, resolución por la cual se acordaban medidas excepcionales en relación con las actuaciones sanitarias en las residencias de personas mayores dependientes, independientemente de su titularidad y tipología de gestión, en salvaguarda de la salud pública. A partir del cese del estado de alarma se establecen medidas organizativas para seguir garantizando la prevención y control sanitario de la infección en los centros residenciales de servicios sociales.

Se establece que los centros de servicios sociales de carácter residencial seguirán siendo objeto de vigilancia y seguimiento respecto a la existencia y posible aparición de casos de COVID-19, por la comisión de control de centros residenciales, constituida en cada departamento de salud.

La comisión establecerá y aplicará todos los mecanismos necesarios para garantizar la prevención, detección, atención integral y control frente a la COVID-19. Presidirá dicha comisión la Gerencia o la Dirección de Atención Primaria del Departamento de Salud y la formará personal con competencias en materia de salud pública, medicina preventiva, prevención de riesgos laborales, Hospital a domicilio, inspección de servicios sanitarios, una persona en representación de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, además de aquellos o aquellas profesionales que considere necesarios incorporar la Gerencia. En los departamentos en régimen de concesión, debe formar también parte de ella la persona comisionada de la Conselleria.

Se siguen estableciendo los siguientes grados de control de vigilancia sanitaria:

· Grado 0 (G0): centros sin ningu?n caso sospechoso o confirmado activo en residentes ni en personal. Implica el seguimiento y control de que las medidas que se adoptan son las adecuadas y para detectar la aparicio?n de posibles casos.

Grado 1 (G1): centros con uno o ma?s casos sospechosos o confirmados activos de COVID-19 en residentes o personal, que determina la declaracio?n de brote por salud pu?blica. Implica vigilar la evolucio?n de los casos positivos y de la situacio?n epide?mica, y la adopcio?n de las medidas de prevencio?n y proteccio?n adecuadas, en colaboracio?n con los recursos sanitarios y el servicio de prevencio?n de riesgos laborales del centro residencial.

Grado 2 (G2): centros con una evolucio?n en gravedad de la situacio?n epide?mica en residentes o personal, que determina, a criterio de la comisio?n de control de centros residenciales, la resolucio?n de impulso de medidas para el control de la asistencia sanitaria del centro.

Además, se establecen otras medidas, como que los centros residenciales que a fecha 21 de junio estén en vigilancia activa de control sanitario grado 1 y grado 2 se mantendrán en esta situación hasta el cierre del actual brote activo que justifica esa actuación, con las mismas medidas de protección y aislamiento.

Para cada centro residencial en vigilancia activa G1 o G2, la comisión de control designará a una persona empleada pública como coordinadora de la asistencia sanitaria, que garantizará que se han adoptado las medidas establecidas sobre la ubicacio?n y aislamiento en el centro, medidas higie?nicas y de proteccio?n, coordinacio?n para el diagno?stico, seguimiento y, en su caso, derivacio?n sanitaria de las personas residentes.

Se indica también que aquellas resoluciones que puedan implicar el confinamiento en espacios cerrados y la limitación de derechos y libertades de las personas residentes, deberán ser comunicadas a la autoridad judicial y a la fiscalía.

La resolución publicada mantendrá su eficacia hasta que la situación sanitaria en relación con el brote epidémico permita su reconsideración, modificación o poner fin a la misma.