La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, y el alcalde de Alcoi, Toni Francés, se han reunido durante una hora este lunes con la consejera delegada de DomusVi en España, Josefina Fernández, para tratar el interés de la Generalitat y del Ayuntamiento en la vuelta a la gestión pública de la residencia que esta empresa gestiona en el municipio alcoyano.

Aunque el encuentro ha acabado sin ningún tipo de acuerdo entre las partes, desde las dos administraciones se ha expuesto que la residencia sufrió un proceso de privatización en 2002 con un contrato a 45 años sin ningún tipo de contraprestación para las arcas públicas, más allá de la realización de una serie de reformas en el centro. Fue el entonces conseller del PP Rafael Blasco el que privatizó un recurso que se quedó Novaire, una de las empresas agraciadas con el conocido sistema de accesibilidad que posteriormente fue tumbado por los tribunales.

Con una concesión a 45 años, es decir 11 legislaturas, la actual empresa DomusVi se hizo cargo de la residencia en Alcoi, que durante esta pandemia ha sido la que más fallecimientos ha registrado en la Comunitat Valenciana y en la que se han contagiado la práctica totalidad de sus residentes. Además de este caso, DomusVi gestiona 11 centros más en la Comunitat Valenciana y en 9 de ellos han sufrido casos de contagios entre residentes y empleados.

Cabe recordar también que las residencias que gestiona este multinacional tiene centros por toda la geografía española. En regiones como Galicia, Euskadi, Castilla y León también son los centros de este grupo empresarial los que más fallecidos han registrado.

Desde la Conselleria de Igualdad se van a realizar nuevas inspecciones para analizar los motivos por los que esta residencia en Alcoi ha tenido una cifra de fallecimientos que se sale de la media en la Comunitat Valenciana.

Desde el Ayuntamiento de Alcoi se le ha trasladado a DomusVi las quejas de los familiares de residentes, quienes han lamentado la falta de comunicación y empatía de los responsables del centro durante el estado de alarma y en un momento de gran preocupación para ellos.

De esta manera, tras esta primera toma de contacto entre las partes se han emplazado a una posible reunión más adelante, en función de las posibilidades que se encuentren de llegar a un acuerdo.