El Consell ha dado ya el primer paso para impulsar la resiliencia del tejido empresarial de la Comunitat Valenciana y reorientar su capacidad productiva con el fin de disponer de material suficiente ante una nueva emergencia sanitaria con la aprobación de una orden de ayudas para empresas de la industria manufacturera valenciana.

Se trata de unas ayudas dirigidas a aquellas empresas que ya hayan adaptado su actividad o que reorienten a corto plazo su producción con el fin de obtener a gran escala medicamentos, vacunas, productos farmacéuticos y hospitalarios, como respiradores y Equipos de Protección Individual (EPI).

Esta actuación se sitúa en línea con lo previsto en los acuerdos para la reconstrucción alcanzados por la Generalitat con organizaciones empresariales y sindicales (Alcem-nos), con los partidos políticos en la Comisión Especial de Les Corts y con el acuerdo institucional en el que los ayuntamientos, las mancomunidades y las diputaciones juegan un papel fundamental.

Con estas ayudas, la Generalitat pretende disponer de una reserva estratégica garantizando la cadena de suministro local de productos sanitarios esenciales para atender con inmediatez una posible emergencia ante nuevos rebrotes, al tiempo que se consigue mantener y generar empleos.

En este sentido, el conseller ha destacado el apoyo de la Conselleria a la inversión privada, poniendo de manifiesto la importancia de la colaboración público-privada local para disponer de la mencionada reserva estratégica.

Las ayudas van dirigidas a proyectos de inversión con un importe mínimo de 100.000 euros que se hayan realizado desde la fecha de declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, o que se lleven a cabo hasta el 30 de noviembre.

El volumen total de esta convocatoria, propuesta conjuntamente por la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico y la Conselleria de Economia Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo asciende a 4 millones de euros.

Estas ayudas a fondo perdido son de concesión directa para aquellos proyectos que cumplan los requisitos hasta agotar el crédito. La intensidad de la ayuda es del 75% de los costes subvencionables y el importe no podrá superar los 400.000 euros.

Soler: “Queremos estar prevenidos”

“Queremos estar prevenidos ante posibles rebrotes de la COVID-19 porque la salud y el bienestar de los ciudadanos es nuestra prioridad número uno”, ha afirmado el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler.

“Con esta idea en mente, hemos querido aprovechar el nuevo contexto de flexibilización de la normativa europea relativa a subvenciones y el nuevo Marco Temporal de Ayudas de Estado, para desarrollar la convocatoria de un programa de apoyo que complemente los procesos de desarrollo innovador que había iniciado la industria manufacturera valenciana “, ha indicado Soler.

Según el conseller, “el objetivo final es disponer de una reserva estratégica que asegure y garantice el suministro próximo y accesible de productos sanitarios. Con esta actuación, queremos también evitar disponer de un número limitado de fabricantes e intermediarios cuya oferta pueda resultar insuficiente y costosa”.

Tecnología y colaboración

Vicent Soler ha explicado que “se pretende del mismo modo impulsar un uso intensivo de la tecnología y fomentar redes estables de colaboración entre las empresas, los institutos tecnológicos y todo el ecosistema emprendedor y las universidades, de forma que se generen sinergias de colaboración”.

“A través de esta ayuda se impulsarán cuatro pilares que van a ser básicos en la transformación del modelo productivo valenciano. Por una parte, se busca garantizar la seguridad sanitaria de profesionales y de la población al ofrecer productos sanitarios esenciales, como mascarillas, batas o respiradores, producidos por el propio tejido productivo valenciano”, ha indicado Soler.

También se procura apoyar la actividad industrial de forma que cuente con medios para reinventarse y adaptarse a las nuevas necesidades sobrevenidas durante la pandemia.

Asimismo, se considera clave dar un impulso a una tipología de industria con elevada intensidad tecnológica y basada en la innovación; y mantener y generar empleo en la economía valenciana.

Las ayudas subvencionarán tanto los proyectos de inversión dirigidos a la fabricación de un producto nuevo, como aquellos orientados a la mejora de productos ya existentes y actualmente en fabricación por la empresa solicitante, que estén en disposición de ser puestos en el mercado y que se relacionen directamente con la lucha contra la COVID-19.