“El Síndic de Greuges cuestiona la falta de transparencia del Gobierno de Alcoy, del PSOE”, aseguran desde el PP de Alcoy. Ante la queja formulada por el Partido Popular, aseguran que el defensor del pueblo valenciano ha emitido un informe en el que pone de manifiesto que el Ejecutivo que preside Antonio Francés “vulnera los derechos de los concejales en la oposición al negarles el acceso a expedientes y a copia de documentos, restringirles el acceso al registro y a datos económicos y evitar que concejales delegados acudan a comisiones para informar sobre sus delegaciones”. El Síndic ofrece amparo al Partido Popular y recomienda al Ayuntamiento que adopte “todas las medidas que sean necesarias para facilitar y mejorar el acceso a la información pública”.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Enrique Ruiz, explica que “el primer año de legislatura ha sido muy duro porque nos hemos encontrado con un Gobierno autoritario y con tics antidemocráticos que ha hecho todo lo posible por impedir nuestra función de control”. Ante esta situación, el principal partido en la oposición presentó una queja al Síndic de Greuges, al que alertó de las trabas que el Gobierno de Antonio Francés pone a la oposición: denegación de acceso a expedientes, denegación de copia de documentos, retraso en la autorización de acceso a la información, limitación de acceso al registro, ausencia de concejales en las comisiones informativas y negativa a ofrecer datos económicos del Ayuntamiento.

Todos los puntos de controversia planteados en la queja del PP habrían sido refrendados por el Síndic, que advierte de la necesidad de “profundizar en los mecanismos de participación ciudadana y reforzar la práctica democrática y la transparencia en la actuación administrativa”. En su respuesta, Ángel Luna es muy contundente ante los argumentos con los que el Gobierno del PSOE trata de justificar la falta de transparencia denunciada por el PP: “Conviene recordar que para ser transparente no es necesaria una normativa que imponga la obligación de serlo. Es suficiente con la voluntad de querer ser transparente”, señala.

El Síndic deja claro que las trabas del Gobierno a los concejales en la oposición “ponen, aunque sea de forma indirecta, obstáculos improcedentes a la plena efectividad del derecho de los ciudadanos a participar en los asuntos públicos, piedra angular de nuestro sistema democrático”. Y añade: “Todos los concejales tienen los mismos derechos y las mismas obligaciones”. Por eso señala que los ediles en la oposición “tienen derecho a acceder a la información municipal”. El Síndic reprocha incluso al Ayuntamiento que trate de argumentar su opacidad con “jurisprudencia muy antigua y superada por las nuevas leyes de transparencia aprobadas”.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la oposición es la limitación de acceso al registro, que recoge la información sobre toda la actividad municipal: desde trámites de proyectos hasta quejas vecinales. “Consultar y analizar el registro es la mejor forma de mantener un control sobre lo que pasa en la ciudad y en el Ayuntamiento”, recalca Ruiz. Al respecto, el Síndic rechaza que pueda denegarse ese acceso bajo el argumento de que la información contenga datos que afecten a la privacidad de las personas. “No puede denegarse el derecho a la información del concejal alegando la prohibición de comunicación de cesión de datos a terceros ya que el concejal no tiene la condición de tercero porque forma parte de la administración”, razona el Síndic en su informe.

El Síndic también secunda la queja del PP en torno a la ausencia de los concejales del Gobierno en las comisiones en las que se tratan asuntos de su competencia. El caso más significativo aseguran es el del concejal de Cultura, Raül Llopis, que no forma parte de la comisión de Servicio a las Personas. “Es necesario que los concejales acudan a las comisiones con la finalidad de analizar y debatir asuntos sometidos a esta”, apunta el Síndic.

El defensor del pueblo recomienda al Ayuntamiento  tomar medidas para corregir la actual falta de transparencia. Y pide que “valore el hecho de permitir el acceso directo de todos los concejales al sistema de gestión electrónica de los expedientes municipales y así reducir tanto la necesidad constante de presentar solicitudes de acceso a la información pública por parte de los concejales en la oposición como la carga de trabajo que soportan los funcionarios y servicios municipales”.

El portavoz del PP confía en que el informe del Síndic “cambie la actitud del Gobierno”. Ruiz recalca que “nuestro objetivo es trabajar por la ciudad y nos hemos encontrado un Gobierno con un talante antidemocrático, oscuro, que no tolera la labor de control y fiscalización que la Constitución otorga a la oposición”.