El Partido Popular de Alcoy acusa al Gobierno local, del PSOE, de maquillar los datos económicos del Ayuntamiento para tapar su nefasta gestión. La concejal del PP Amalia Payá lamenta que la delegada de Hacienda, Vanessa Moltó, trate de “confundir a los ciudadanos” utilizando datos erróneos para avalar los malos resultados del ejercicio de 2019. Payá recomienda a Moltó “que consulte todos los informes antes de sacar pecho de una gestión que, lejos de ser óptima, es ineficiente e ineficaz”.

La regidora del PP rechaza que las cuantiosas modificaciones introducidas en el presupuesto del pasado año respondan a la incorporación de ayudas de la Generalitat, tal y como afirma la concejal de Hacienda. Payá detalla que solo el 19,9% de las modificaciones introducidas responden a nuevas subvenciones del Consell: 4,1 de los 20,8 millones incorporados a través de las modificaciones presupuestarias.
La concejal del PP añade que las modificaciones introducidas por subvenciones, tanto de la Generalitat como de ministerios o de la Diputación de Alicante, ascendieron en total a 7,4 millones, lo que representa el 35,5% de los 20,8 millones añadidos por modificaciones a lo largo del ejercicio. “El PSOE lleva al pleno un presupuesto y lo desfigura con cambios continuos durante todo el año. Querer justificar esa práctica con las nuevas subvenciones es ridículo, porque los informes reflejan que esa parte es mínima”, recalca Payá.

La edil explica que, además, en el caso concreto de la Generalitat, el pasado año quedó pendiente de cobro el 73% de las previsiones: 3,3 millones de los 11,8 presupuestados en concepto de ingresos de la administración autonómica.

Payá insiste en que el nivel de ejecución del presupuesto de 2019 fue del 70% y no del 90%, como trata de hacer creer el Gobierno excluyendo el capítulo de inversiones. “Los informes de intervención son muy claros al respecto”, manifiesta la concejal del PP.

Amalia Payá alerta, además, de que el Gobierno de Antonio Francés se esconde detrás de la regla de gasto para justificar la baja ejecución de inversión: solo el 26% de lo presupuestado. “Existe un problema grave cuando gastando tan poco para invertir el resultado del presupuesto es un superávit de apenas 263.183,60 euros”, señala la concejal. “El Gobierno se excusa en la regla de gasto, pero gracias a ella han podido conseguir la reducción de la deuda de la que tanto presumen”, concluye Payá.