El Partido Popular de Alcoy pide al Gobierno local, del PSOE, que no se precipite en la aprobación de la ordenanza de Peatonalización. El portavoz del PP, Quique Ruiz, solicita más debate entre los grupos políticos y más participación de los agentes sociales para subsanar las carencias que presenta el borrador de la normativa y conseguir un documento de consenso. “La ordenanza está todavía muy verde para llevarla al salón de plenos”, afirma.

Ruiz no entiende que el Gobierno pretenda someter la ordenanza a votación en el pleno del 2 de octubre, tal y como ha anunciado el alcalde, Antonio Francés, cuando todavía está en marcha el proceso de definición del texto. “Esta misma semana, a propuesta del Partido Popular, ha habido un cambio importante para ajustar el texto a la Ley de Circulación: introduce el concepto de zonas de prioridad peatonal en lugar de zonas peatonales, que restringían por completo el tráfico”, apunta.

El concejal advierte de que todavía no conoce los sistemas de gestión de cámaras que aplicará el Ayuntamiento para controlar el tráfico ni la plataforma para conceder los permisos de acceso al barrio. “Sigue habiendo incluso modificaciones en los horarios de acceso para los residentes y hay debate en torno a la circulación de bicicletas y patinetes durante los fines de semana o al horario de reparto de comida a domicilio”, añade Ruiz. El PP cuestiona que la ordenanza no defina las fases de peatonalización. “Hay muchos puntos en el aire”, recalca.

El edil destaca la predisposición del Gobierno a negociar la ordenanza. “Lamentamos que, por precipitación, no podamos cerrar un acuerdo que cuente con el respaldo de los grupos políticos, de los vecinos y de los comerciantes”, subraya Ruiz. “Sin las aportaciones de los ciudadanos, del sector comercial y de agentes implicados, la ordenanza puede quedar coja y generar rechazo”, puntualiza.

El concejal subraya que la jornada sobre Noves Mobilitats, organizada el jueves por el Ayuntamiento en el Centre d’Art, mostró las claves para que la peatonalización sea un éxito. “Gandia y Benidorm dejaron claro que para peatonalizar hay que dar participación a los vecinos y a los comerciantes e invertir en aparcamientos disuasorios y en la renovación del entorno urbano de la ciudad”, recalca Ruiz. En Alcoy, señala, “no hay consenso ni inversión”.