Las clases de la asignatura optativa ‘Cooperación para el Desarrollo’ del Grado en Administración y Dirección de Empresas (ADE) son diferentes al resto de la docencia en el Campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València (UPV). El profesor del Departamento de Estadística e Investigación Operativa, Pau Miró, imparte esta asignatura en dos espacios: en un aula y en el jardín ubicado a las espaldas del Edificio Georgina Blanes. Tanto el alumnado como la dirección del campus están muy satisfechos con este tipo de docencia al aire libre.

Pau Miró asegura que “tras la situación derivada de la Covid-19, yo tenía claro que quería impartir clases presenciales. Son grupos reducidos y me informé sobre las tendencias que apostaban por sacar las aulas fuera de los edificios e impartir las clases de forma diferente. Algunas actividades las puedo desarrollar sin problemas fuera del aula y pedí permiso al equipo directivo del campus para impartir docencia de esta forma tan innovadora”.

El profesor de ‘Cooperación para el Desarrollo’ sostiene que la asignatura tiene un carácter “humanista” donde “analizamos las causas de las desigualdades norte – sur”. La asignatura es diferente a la mayoría de las que se imparten en el campus, ya que las dinámicas son muy adecuadas para trabajar en grupo, siempre respetando las medidas derivadas de los protocolos sanitarios de la Covid-19.

¿Y en qué consisten estas dinámicas? La estudiante del Grado en ADE, Inés Gaudin, cuenta que “nos vamos totalmente de lo formal. Siempre estamos sentados en círculo, para que nos podamos ver todos y facilitar la comunicación”.

Apoyo por parte de la Dirección del Campus
El equipo directivo del Campus de Alcoy de la UPV apoya totalmente la iniciativa que ha presentado el profesor Pau Miró.

Joan Antoni Martínez, subdirector académico, sostiene que este tipo de docencia “rompe con el ritmo normal de las clases”. Es algo muy “diferente” y tanto profesores como alumnos “se encuentran muy cómodos”. Desde la Dirección del Campus “tenemos el objetivo de adaptar la metodología docente. Cada asignatura tiene su propia idiosincrasia y necesita una metodología diferente”.

Además esta metodología es “compatible” con la situación derivada de la Covid-19. Martínez indica que “no pusimos ningún problema, sino todo lo contrario”.