“El Centre Cervantes Jove (CCJ) amplió en 2019 el desencuentro con el público al que presta servicio. Si en 2018 el complejo cerró con el 22% de las actividades sin asistente alguno, el pasado año esa cifra aumentó hasta el 24%”, estos serían los datos de la memoria de actividades del centro, difundidas por el Partido Popular. La concejal Lirios García lamenta que la asistencia no haya mejorado pese al incremento de actividades. “Un Gobierno responsable no puede permitir que una cuarta parte de las actividades de un centro público no tenga a nadie”, manifiesta.

El CCJ organizó el pasado año 165 actividades. En 40 de ellas no hubo nadie. Y en otras 96 se congregaron menos de cinco participantes, lo que representa el 58,1% de toda la oferta. “Son cifras paupérrimas que evidencian el fracaso del modelo del Gobierno del PSOE”, manifiesta García. La edil lamenta que el centro, abierto en 2015, “no consiga conectar con los jóvenes”.

El PP lamenta que el Gobierno no atendiese su propuesta, formulada tras conocer las malas cifras de 2018, para crear una mesa de análisis con el objetivo de incrementar el uso y conseguir que el CCJ se convierta en un referente para los jóvenes. En lugar de fomentar el debate entre todos los grupos políticos, el PSOE se ha centrado en adjudicar el contrato para la gestión del centro por 75.000 euros al año. En 2016 ya hizo el

PSOE un primer intento de adjudicación, que fue anulado por ofrecer salarios por debajo de los convenios colectivos.

García lamenta que al PSOE “haya estado durante años como si no pasase nada, sin importarle que el centro juvenil que no atraiga a los jóvenes”. Según señala, al Gobierno “solo le preocupa gastar dinero”, como demuestra la inversión de un millón de euros para mejorar la eficiencia energética del edificio. “Este anuncio del Gobierno parece una burla, porque si sigue con la misma dinámica, el consumo energético del CCJ será cero, ya que acabará por no utilizarlo ningún joven”, concluye la regidora del PP.