El Ayuntamiento de Alcoy construyó el nuevo campo de fútbol del polideportivo en terrenos privados. Así lo asegura el Partido Popular, que asegura que el Gobierno local, del PSOE, sabía que los terrenos no eran municipales. Pese a ello, sostiene el PP, el Gobierno se ha gastado cerca de 800.000 euros en construir sobre suelo de un particular. “Han construido un campo de fútbol para un particular”, resume el portavoz del PP, Enrique Ruiz.

El concejal del PP explica que un informe encargado por el Ayuntamiento en 2006 señala que el contrato de alquiler de los terrenos estaba ya entonces finalizado. Según ese informe, “bastaría un simple requerimiento de la propiedad para poner fin a la misma, con la obligación que tendría este Ayuntamiento de dejar libre y a disposición de la citada propiedad el inmueble en cuestión”. Ruiz considera “increíble” que con la claridad de este informe el Gobierno de Antonio Francés se atreviese a invertir dinero público en esos terrenos sin tener garantizada su propiedad.

El contrato de arrendamiento a favor del Ayuntamiento fue firmado en 1981. La propietaria falleció años después. A finales de septiembre los herederos de la propietaria remitieron un escrito a todos los portavoces de los grupos municipales en el que informaba de que se habían dirigido al Ayuntamiento para “reclamarle el pago del alquiler por la ocupación del suelo y para negociar la venta de los terrenos”. Los herederos cuestionaban que “a pesar de estar ocupando en precario la finca, el Ayuntamiento ha procedido a transformar los terrenos para construir un campo de fútbol de césped artificial”.

Aparte del informe jurídico de 2006, otros informes del expediente señalan que el terreno es una cesión temporal. “El Gobierno sabía que el terreno no era propiedad del Ayuntamiento y en lugar de negociar la adquisición o el alquiler, invirtió grandes cantidades de dinero público antes de asegurarse que no iba a hacerle una obra a un particular”, recalca Ruiz. Según señala, el Gobierno no puede decir que desconocía quienes eran los herederos porque el informe de 2006 ya apuntaba hacia los sobrinos de la propietaria.

El portavoz del PP explica que el 14 de octubre el Gobierno remitió un escrito al representante de los herederos para mostrar su disposición a negociar. “¿Cómo es posible que quieran negociar ahora, con la obra ya finalizada, cuando la posición del Ayuntamiento es de extrema debilidad?”, manifiesta el edil.
Ruiz exige explicaciones al Gobierno por lo que considera una actuación temeraria y negligente que pone en riesgo una infraestructura necesaria para el deporte local.