El Partido Popular de Alcoy rechaza que el PSOE quiera dedicar fondos públicos para evitar el desalojo de okupas. El principal partido en la oposición califica de “escándalo” que el Gobierno de Antonio Francés plantee que el Ayuntamiento asuma el pago del alquiler de Cals Flares, un edificio ocupado desde 2007 y sobre el que pesa una orden de desalojo.

El concejal del PP Kiko Cantó lamenta que el Gobierno del PSOE pretenda destinar los recursos de todos los alcoyanos para financiar el movimiento okupa. “Es una propuesta intolerable”, manifiesta el regidor. El PSOE ha ofrecido que el Ayuntamiento pague un alquiler de 600 euros mensuales durante cuatro años. Es decir, hasta 28.800 euros. “Aparte de la cantidad, el problema es el mensaje que lanza el Ayuntamiento: okupa que ya llegará la administración para cubrirte las espaldas”, manifiesta.

El edificio permanece ocupado desde 2007 por un colectivo que se autodefine como “centro social okupado y autogestionado”. El inmueble es propiedad de la Sareb, que promueve su desalojo, previsto para el pasado 1 de diciembre. Para evitarlo, el Gobierno de Antonio Francés inició negociaciones, que han derivado en una propuesta de alquiler del edificio, que se convertiría en sede de la asociación de vecinos de El Partidor.
La propuesta del PSOE para ayudar al movimiento okupa demuestra el “desgobierno” que padece la ciudad, según señala Cantó. “Antonio Francés deberá explicar por qué paga esta alquiler y no el de cualquier otro colectivo, ya sean sociales, culturales o tradicionales”, recalca Cantó. “En este caso no podemos tolerar que el dinero de los alcoyanos vaya a tolerar el movimiento okupa que tantos problemas genera a numerosos vecinos, especialmente en el centro histórico de Alcoy”, concluye el edil.