Hoy martes la Conselleria de Sanitat ha actualizado los datos de incidencia del Coronavirus en nuestra comunidad. En el caso de Alcoi, y con cifras del 14 de febrero, la incidencia ha descendido a la cifra de 445 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes (el viernes eran 735). Desde el inicio de la pandemia se han dado un total de 5.804  (+29)  casos positivos en Alcoy, habiendo fallecido 218 personas, 6 más que el viernes.

Las cifras indican una clara reducción en el número de casos y un rápido descenso provocado por la aplicación de medidas por parte tanto de la Generalitat Valenciana como por el mismo Ayuntamiento de Alcoy.
A este ritmo de descenso que estamos viviendo los datos se podrían situar ya la próxima semana con una incidencia inferior a 250 positivos por cada 100.000 habitantes y por tanto se dejaría de ser una zona de alto riesgo de acuerdo con los indicadores que marca Sanidad. Por este motivo desde la Generalitat se está trabajando ya, planificando una desescalada que será progresiva para evitar volver a las cifras que hemos sufrido en este principio de año.
«Los datos evidencian que las medidas aplicadas están funcionando, pero no podemos relajarnos, son medidas muy duras pero necesarias. Tenemos que seguir evitando los contactos y salir de casa tan solo para lo imprescindible. También tenemos que ser conscientes que cuando las medidas se rebajen será de forma gradual para qué no vuelva a pasar la situación que hemos vivido con una incidencia muy elevada y una dramática presión hospitalaria», ha explicado el alcalde de Alcoy, Toni Francés.
MEDIDAS HASTA El 1 DE MARZO
Las medidas impulsadas por la Generalitat han consistido con la limitación de reuniones, cierre de hostelería, limitaciones nocturnas y cierre de instalaciones deportivas, además de las perimetraciones de las ciudades de más de 50.000 habitantes durante los fines de semana.
Recordamos que el Ayuntamiento de Alcoy ya decretó medidas que están en marcha desde el 23 de diciembre y siguen con el cierre de parques, jardines y parques infantiles, bibliotecas, espacios expositivos y culturales, así como la supresión de las actividades.