El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha avanzado que las ayudas del Plan Resistir Plus, cuyo decreto de regulación será aprobado por el Pleno del Consell de mañana viernes, permitirán beneficiar a 14.100 empresas del sector industrial.

Así lo ha manifestado durante su intervención en el acto de clausura de la asamblea general de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), que ha sido presidido por Su Majestad el Rey Felipe VI.

El president ha destacado que el nuevo plan de ayudas permitirá inyectar 647 millones de euros a empresas de 180 sectores de actividad, lo que supone duplicar la cifra inicial de sectores beneficiarios que estaban incluidos en el decreto del Gobierno.

De este modo, las ayudas llegarán a sectores como el del textil, el calzado, la cerámica o el plástico, con el fin de apoyar su actividad y mantener el empleo, así como de posibilitar su adaptación a la “digitalización, la sostenibilidad y la resiliencia, que inspiran el Plan europeo”, ha señalado.

En el transcurso del acto, Ximo Puig ha trasladado al empresariado su compromiso de cooperación para lograr la reactivación, a través de los planes Resistir y Resistir Plus que en suma contemplan destinar más de mil millones de euros.

Diálogo social para la recuperación

Durante su intervención, el president ha reivindicado la “vía valenciana”, con su apuesta por “los acuerdos, la serenidad, y las soluciones”, frente al “ruido y la furia” que está caracterizando el momento actual.

En este sentido, ha subrayado que el diálogo social está siendo un “motor imprescindible para la recuperación valenciana”, y ha agradecido el apoyo del empresariado valenciano para lograr grandes pactos con el objetivo de superar “la mayor pandemia en un siglo, la mayor crisis desde la Guerra, y la mayor polarización desde la Transición”.

Asimismo se ha referido al “patriotismo cívico” del empresariado, que ha contribuido a situar a la Comunitat Valenciana como la autonomía con menos incidencia acumulada durante las últimas siete semanas, “gracias también al avance de la vacunación, a la prevención en forma de restricciones, y a la corresponsabilidad de toda la sociedad”.

Por otro lado, ha reivindicado una España política, económica y mediática que refleje la diversidad de la “España de Españas” y ha insistido en que para lograrlo es necesario un nuevo contrato social más “progresivo, equitativo, solidario y sensible a la diversidad”. Del mismo modo, ha abogado por una “fuerte alianza empresarial” que genere riqueza y empleo y que contribuya a su redistribución.

Por último, el president ha recordado a la empresaria recientemente fallecida Victoria Fernández, propietaria del grupo Vicky Foods, a la que se ha referido como un “símbolo de mujer emprendedora” y de quien ha destacado su “triple receta” para trabajar, consistente en ser “humildes, honestos y humanos”.

Puig ha asegurado que esta triple receta ha constituido el propósito del empresariado durante la pandemia y se ha referido al “dividendo social” como la mejor inversión posible para este colectivo.

El acto, celebrado en el Paraninfo de la Universitat Jaume I, ha contado con la participación de la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto; el presidente de CEOE, Antonio Garamendi; el presidente de CEV, Salvador Navarro; así como con la asistencia de los consellers de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler; Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent; Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, y de la consellera de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital, Carolina Pascual.