El pasado Pleno Municipal aprobó de manera inicial la nueva Ordenanza de Aparcamiento de la ciudad. En dicha Ordenanza se acuerda establecer el régimen de sanciones y las cuestiones jurídicas relativas a las normativas de aplicación.

A partir de la aprobación de dicha Ordenanza, para poder regular en determinadas zonas de la ciudad el aparcamiento se establecerán proyectos de manera paulatina para poder extender esta fórmula a las distintos barrios de la ciudad que así lo soliciten. Se trata de un aparcamiento controlado por cámaras para promover el aparcamiento rotatorio. No se pagará por aparcar y las cámaras tan solo registran los datos de las matriculas.

En mayo de 2018 el Gobierno Municipal anunció tras reunirse con distintos colectivos de comerciantes que no se renovaría el contrato de la ORA porque no cumplía con el objetivo de crear un aparcamiento rotatorio y que tan solo era una fuente de ingresos para la empresa. Los comerciantes vieron bien esta medida, según el PSOE, e insistieron en que era necesario un sistema adecuado, algo que han hecho patente en recientes reuniones tanto la Cámara de Comercio como con el resto de colectivos comerciales. También se ha mantenido reuniones con las Asociaciones de Vecinos para explicarles el sistema.

En aquel momento también se dijo que se estudiaría un sistema de aparcamiento rotatorio en el que había que “implementar nuevas tecnologías que faciliten la vida de las personas en lugar de seguir con modelos que ya no son adecuados al tiempo que vivimos”, algo que tras el lógico retraso producido por la pandemia de la Covid-19 ya se ha podido abordar y es precisamente lo que establece esta Ordenanza.

Las ventajas de dichas zonas de aparcamiento controlado por cámaras se pueden resumir en que se pueden establecer aparcamiento de rotación gratuitos que a diferencia de la conocida como anterior ORA era pagada por todos los alcoyanos por un importe superior a los 300.000 euros anuales. En este caso no se volverá al pago por aparcar en las calles. Por otra parte también con esas zonas de aparcamiento regulado se podrá reservar parte de las plazas de aparcamiento a los vecinos de las distintas zonas donde se aplique con criterios consensuados. La gestión por cámaras que ya se ha implantado para la gestión del tránsito permite tener una base de datos donde se pueda adecuar únicamente en los horarios y el grupo de vehículos que se pretenda incluir.

“Para ello y de acuerdo con los vecinos y comerciantes se establecerán una serie de fichas técnicas de las distintas zonas con sus horarios, ámbito y grupos para que puedan ser controlados. De esa manera, por una parte se resuelve el problema de la rotación de aparcamientos que tanto puede beneficiar a las zonas comerciales, como se garantiza que los vecinos de algunas zonas con dificultad para aparcar en toda la ciudad pueden ver zonas de prioridad en sus barrios”, aseguran los socialistas.

Tras la aprobación inicial en el pleno, pasará a exposición pública donde se podrán presentar las correspondientes alegaciones que incorporará o no el personal del Ayuntamiento siguiendo criterios técnicos y jurídicos. Tras este proceso la Ordenanza pasará al Pleno para su aprobación definitiva.

Hay que indicar que esta ordenanza no se parece a la anterior ORA ni en el nombre puesto que esta no es la ORA = Ordenanza Reguladora de Aparcamiento. Este caso tal y como dice el mismo texto se trata de la Ordenanza Reguladora del Aparcamiento Limitado en el Tiempo de Vehículos en Determinadas Zonas en Aparcamiento Regulado en el Municipio de Alcoy, por lo tanto las siglas podrían ser ORALT u OAR y que llamarlo ORA lleva a la confusión de la ciudadanía que puede pensar que vuelve a tener que pagar por aparcar, cuando no es cierto.

Tras distintas reuniones en las que se trató el tema sin ninguna objeción, en la comisión previa al Pleno, tan solo el concejal de Vox votó en contra de la Ordenanza, por este motivo el portavoz del grupo Municipal Socialista y concejal de Movilidad Sostenible, Jordi Martínez, afirma que: “No entendemos la actitud de los miembros de la oposición que han mantenido reuniones de trabajo para la elaboración de la misma y no habían manifestado ninguna cuestión la respecto. Si se hubiera querido modificar la ordenanza en las distintas reuniones se hubiera podido aportar cuestiones distintas para mejorarla. Es lamentable la actitud de algunos grupos de la oposición que a pesar de dar por bueno el documento consensuado después varías reuniones de trabajo, en las que se han incluido sus aportaciones, llegan al Pleno y cambian de opinión votando en contra con la única intención de frenar los proyectos y querer dar la imagen de que somos un gobierno autoritario que no consensúa las propuestas cuando lo cierto es que se han mantenido varias reuniones tanto con la corporación como con las entidades, en las que algunos han hecho sus aportaciones y otros directamente no han dicho nada”.