El servicio de transporte público de Alcoy perderá el 9% de sus usuarios si, a raíz de la peatonalización, el autobús deja de pasar por el Centro. La modificación del servicio supondría un descenso de 157.000 viajes al año. La caída de ingresos por viaje implicará además, un aumento de la aportación del Ayuntamiento. Así lo calcula Tuasa, la empresa que presta el servicio, en un informe sobre el futuro del servicio. El Partido Popular, que ha analizado el informe, rechaza que el autobús deje de pasar por el Centro. El concejal Kiko Cantó exige al Gobierno, del PSOE, que descarte esta alternativa.

El informe de Tuasa señala que el escenario de peatonalización completa, sin permitir al transporte urbano circular por San Nicolás y San Lorenzo, supondría una “ruptura en la continuidad de la red de autobuses urbanos hacia el barrio de la Zona Alta, donde el análisis de los desplazamientos de los usuarios demuestra que tiene un alto grado de uso del servicio”. El concejal del PP alerta de que la alternativa al cierre de San Nicolás y San Lorenzo es callejear por vías muy estrechas y reabrir la plaza universitaria de Ferrándiz y Carbonell.

Cantó detalla que las restricciones afectarían directamente a las líneas 1 y 2, provocando un itinerario hacia la Zona Alta por calles como San Jaime, plaza Emilio Sala, calle Bambú, Rigoberto Albors y la Plaza Ferrándiz y Carbonell para acceder finalmente a la Zona Alta por la calle Verge dels Lliris. Esta alternativa representa una reducción de la velocidad comercial del servicio, lo que lo hará menos competitivo. No en vano, Tuasa calcula un descenso del 9% de viajeros con esta alternativa: de 1,7 millones de viajes anuales a 1,5.

“La inexistente planificación es una zafiedad del vicealcalde que está causando muchos quebraderos de cabeza, pero parece que puede causar muchos más”, indica el concejal del Partido Popular Kiko Cantó. El concejal tilda de un “total despropósito” el hecho de aislar a los vecinos de la Zona Alta. “Al aislamiento con vehículo privado se puede sumar el aislamiento mediante servicio público. Es muy alarmante, por eso pedimos al Gobierno que descarte esta alternativa”.

Cantó defiende un nuevo servicio de transporte público que, con vehículos ecológicos y modernos, se adapte a las necesidades de los alcoyanos y tenga sus plataformas reservadas para poder circular por las principales calles del Centro sin generar conflictos con los peatones.