El Partido Popular de Alcoy alerta de las carencias que presenta la propuesta de reforma de líneas del autobús municipal defendida por el Gobierno local, del PSOE. El portavoz del PP, Enrique Ruiz, ha avanzado en el pleno celebrado para prorrogar el servicio de autobús, que no permitirá “que el Gobierno deje sin transporte público a la Font Dolça durante toda la semana y merme el servicio a Batoy, el Centro y la Zona Alta durante los fines de semana”.

El PP se ha abstenido ante la propuesta de prórroga del servicio. Ruiz ha instado al Gobierno a aprovechar el año de prórroga aprobado hoy “para trabajar conjuntamente en el diseño de un nuevo servicio con el objetivo de que el autobús sea una alternativa real al uso del vehículo privado”. Según Ruiz, ese objetivo no se conseguirá con la propuesta que defiende el PSOE. “Dejando sin servicio a los barrios y aumentando los tiempos de espera, los alcoyanos abandonarán el autobús”, manifiesta.

El portavoz del PP se muestra crítico con la eliminación del autobús en el Centro durante los fines de semana. Según Ruiz, el Gobierno propone derivar el servicio por calles como Sant Jaume, Casablanca o reabrir la zona de la universidad para que los autobuses no pasen por San Nicolás y San Lorenzo. El núcleo central del barrio queda sin servicio. “El Centro necesita toda la semana autobuses pequeños, eléctricos y con una mayor frecuencia para que el transporte público sea compatible con la peatonalización y no deje aislado ni al Centro ni a la Zona Alta. Esa es la propuesta que vamos a defender”, subraya.

El portavoz del PP muestra su preocupación ante la supresión de las paradas de la Font Dolça, que quedará sin servicio. “No podemos permitir que una parte importante de la Zona Norte se quede sin autobús”, aclara.

Los fines de semana, según la propuesta del Gobierno, se reduce el servicio a Batoy y la nueva línea del polideportivo pasa a tener una frecuencia de 50 minutos, en lugar de los 30 actuales. “Con un autobús cada hora, ¿quién va a utilizar ese servicio?”, se pregunta Ruiz. El edil también alerta de que la línea 1 aumentará el tiempo de paso: de 21 a 25 minutos.

Ruiz destaca que las nuevas líneas den servicio a la zona de La Salle y al instituto Andreu Sempere. “Es una de las escasas novedades que presenta una reforma de líneas que, por su escaso calado, no va a influir en los cambios de movilidad que necesita la ciudad”, señala el portavoz del PP. El principal partido de la oposición ha iniciado una ronda de contactos con los colectivos vecinales para dar a conocer la propuesta del Ayuntamiento y las alternativas en las que trabaja el PP. “Queremos que el nuevo servicio satisfaga las necesidades reales de los alcoyanos, porque esa es la vía para garantizar el éxito del transporte público”, concluye.