El póker ha sido una modalidad de cartas ligada a grandes torneos y citas internacionales, una relación que se ha reforzado notablemente en la última década a razón de la aparición con fuerza de plataformas de juego online. El público busca obtener los mejores resultados como el overlay e ir así escalando posiciones con la idea de alcanzar los eventos más relevantes. El sueño de todo jugador es participar en el World Series of Poker o el World Poker Tour, los dos torneos con más prestigio, reservados para un selecto grupo que puede permitirse la participación, tanto en cuanto a nivel de juego como a posibilidades económicas.

El WSOP (World Series of Poker) es la cita más importante y acoge cada año a los jugadores más reconocidos. No es un único evento. Todo lo contrario. Está formado por 55 torneos que inicialmente se disputaban en Las Vegas, pero que en los últimos años han ido expandiéndose por otras ciudades. Las modalidades de juego varían en función de cada evento, así como los premios o número de participantes. La suma de todos ellos completa el WSOP, que tiene un evento más destacado. Es el Main Event, que se mantiene en la capital de Nevada, y cuyo ganador es considerado el mejor jugador del año. La participación en esta cita queda reservada a los mejores, ya que ninguno quiere perdérsela. Alcanzar la mesa final es un logro para cualquier participante, por muy reconocido que éste sea. La competencia en este juego de cartas es cada vez mayor y llegar lejos en esta cita se presenta un reto muy complejo.

Este torneo de póker cumplió en el año 2020 su cincuenta cumpleaños y la pandemia impidió que se celebrara un evento por todo lo alto. Pese a ello, hubo campeonato, aunque con restricciones, ya que las primeras rondas se disputaron de forma online. El ganador del Main Event fue el argentino Damián Salas. Esta cita, precisamente, tuvo un protagonista español. El joven Ramón Miquel Muñoz llegó a la mesa final y concluyó en una meritoria cuarta posición. El WSOP de 2021 ya está preparado y arranca en septiembre con 88 eventos que se distribuirán en ocho semanas. El ganador del evento principal se coronará como el mejor jugador del planeta.

Origen del WSOP

Los inicios del torneo de póker más importante del mundo nos remontan a 1970, cuando Benny Binion, propietario de un Casino en Las Vegas, decidió invitar a varios de los jugadores más importantes del país a disputar una partida en su sala. El evento tuvo un gran éxito y supuso un importante reclamo publicitario, por lo que había muchos argumentos para repetir en el año siguiente, con más participantes y una estructura de torneo. El juego ha ido creciendo hasta alcanzar, en 2006, el récord de participantes con 8.773 jugadores. Los premios e inversiones publicitarias han ido creciendo durante estas cinco décadas, hasta alcanzar cifras millonarias gracias a las enormes audiencias que siguen las partidas, ya que cientos de millones de aficionados se pegan a su teléfono móvil o televisión para seguir los momentos más decisivos.

WPT: un torneo más abierto y televisado

El crecimiento de este deporte y los buenos resultados del WSOP llevaron a la aparición de una gran cantidad de torneos, pero no todos se consagraron. Sí que lo logró el WPT (World Poker Tour), considerado como el segundo gran evento del póker en el mundo. Su trayectoria es relativamente corta, ya que su primera edición se celebró en 2002; pero su ascenso ha sido imparable. Fue creado por el estadounidense Steven Lipscomb como un formato de torneos de póker internacionales que se desarrollan en diferentes lugares del mundo. Un modelo diferente que tuvo un gran éxito, ya que se aprovechó a la internacionalización de este juego, que salió de Estados Unidos para entrar con fuerza en Europa y Asia.

Una de las claves del éxito del WPT ha sido su capacidad para llegar a los aficionados, con una alta inversión en retransmisiones televisivas y en la presencia de famosos y destacados comentaristas como el mejor reclamo. Una gran apuesta por la televisión para llegar al público que ha ganado fuerza en los últimos años gracias a Internet y las plataformas digitales de retransmisiones en Streaming. Ningún otro gran torneo de póker se acerca a la cobertura informativa y la infraestructura de comunicación que tiene el WPT.

Otro factor que explica la excelente evolución de este torneo es que, desde sus inicios, abrió la puerta a todos los jugadores. La inscripción no pone límites en cuanto a nivel y su precio es más bajo que en el WSOP, lo que supone una democratización y apertura del torneo; con la consiguiente buena acogida que ello tiene entre el público. Este evento destaca, además, por el papel protagonista de la mujer, desde sus primeras ediciones hasta la actualidad.