La Guardia Civil de Alicante ha esclarecido dos robos ocurridos en Muro de Alcoy, justo después de que la patrulla de servicio abandonara la zona que estaba vigilando. La operación se ha saldado, no solo con la detención del presunto autor material, un hombre español de 47 años, sino también con la investigación de dos mujeres españolas (41, 54) por receptación (compraron lo robado).

Fue en la madrugada del pasado 30 de marzo, cuando se produjo un robo por medio de un butrón, en una empresa dedicada a la venta de equipos agrícolas en Muro de Alcoy. De la nave sustrajeron diversos productos fitosanitarios, herramientas, artículos de telecomunicaciones y dinero en efectivo.

Casualmente, una patrulla de la Guardia Civil había estado de servicio por esa misma zona, casi a la misma hora, esa misma noche. Esta circunstancia hizo sospechar que los presuntos autores eran personas con gran experiencia en la comisión de este tipo de hechos, y que habían tomado medidas de seguridad y de contravigilancia para evitar ser detectados.

Poco después, también se tuvo conocimiento de que había habido otro robo en una casa de campo cerca de la empresa agrícola, aunque esta vez se llevaron solamente comida y bebida.

Este segundo hecho dio más fuerza a la hipótesis de que alguien hubiera estado vigilando a la patrulla desde el interior de la casa, a la espera de que se marchara y así poder realizar el butrón sin que nadie se percatara de ello. Bajo estas circunstancias, el autor o autores del delito estarían convencidos de que iba a ser prácticamente imposible dar con ellos.

Sin embargo, el Equipo ROCA de la Guardia Civil de Ibi (dedicados a la investigación de robos en el campo) inició de inmediato las investigaciones que arrojaron un resultado positivo, en un espacio de tiempo muy corto.

En primer lugar, consiguieron localizar y recuperar parte de los efectos robados de la empresa agrícola, algunos de ellos en manos de dos mujeres residentes en Alcoy y Cocentaina. A las dos se las investigó como presuntas autoras de un delito de receptación.

Gracias a esta actuación se pudo averiguar la identificación completa del presunto autor material de los delitos, un hombre español de 47 años, que en esos momentos se hallaba interno en un centro de rehabilitación, en la provincia de Valladolid.

Finalmente, con la colaboración de agentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid, este hombre acabó detenido como presunto autor de los dos delitos de robo y, además, por tener una requisitoria en vigor de búsqueda, detención y personación, dimanante de un Juzgado de Instrucción de Ibi.