El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado la puesta en marcha con carácter inmediato de un plan de choque en salud mental para la población infantil y juvenil ante la preocupación generada por los efectos que la pandemia de COVID-19 está teniendo entre las personas más jóvenes.

Este plan inmediato incluirá la creación de 3 hospitales de día de atención infantil y juvenil, tres equipos de intervención comunitaria intersectorial (uno por provincia) y la puesta en marcha de otros tres equipos comunitarios (también uno por provincia) para casos de alta complejidad, con la contratación de 69 profesionales de las diferentes áreas que confluyen en la salud mental.

El president ha presentado en rueda de prensa estas medidas acompañado del comisionado de la Generalitat para el Plan Valenciano de Acción para la Salud Mental, Drogodependencias y Conductas Adictivas, Rafael Tabarés, tras una reunión en la que han participado la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, y la consellera de Sanidad Universal y Salud Pública, Ana Barceló.

Plan estructural

Además del plan de choque de aplicación inmediata, se ha diseñado un plan de carácter estructural con actuaciones hasta 2027, dotado con casi 70 millones de euros, que permitirá contar con una red de 10 hospitales de día de atención infantil y juvenil, cinco equipos de intervención comunitaria intensiva compuestos por profesionales con especialización en pacientes infantiles, adolescentes y jóvenes, así como otros cinco equipos de estas características para casos de complejidad, junto a la creación de 4 hogares-sala con atención residencial para jóvenes que padezcan algún tipo de enfermedad mental diagnosticada, entre otras medidas.

En total, este plan estructural permitirá contar con un refuerzo de 270 profesionales relacionados con las especialidades que confluyen en la salud mental.

Red de agentes de salud

Por otro lado, se pondrá en marcha, con la colaboración de Labora, un programa de empleo que permitirá crear una red de agentes de salud compuesta por alrededor de 450 jóvenes con enfermedad mental grave que ayudarán a otras personas de su edad.

Además, como ha concretado el president, en octubre se convocará una convención ciudadana por la salud mental, en la que participarán jóvenes y también profesionales del ámbito sociosanitario para superar la estigmatización de la salud mental y con el propósito de que constituya un “punto de inflexión” para el desarrollo de un nuevo plan de acción en este ámbito.

Las actuaciones se inscriben dentro del Plan Ariadna, que prevé destinar 100 millones de euros hasta 2027 en acciones para reforzar la salud mental de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de la Comunitat Valenciana. Junto a la dotación del plan para mejorar la salud mental infantil, adolescente y juvenil, que contempla una inversión de 70 millones, se prevé destinar 13 millones de euros al programa de empleo de agentes de salud, así como 16,5 millones de euros para la creación de escuelas promotoras de la salud.

Ximo Puig ha destacado que la grave crisis sanitaria generada por la COVID-19 ha hecho emerger un problema que concierne a toda la sociedad, como es el de los efectos sobre la salud mental, especialmente entre las personas más jóvenes. En este sentido, ha señalado que es “especialmente preocupante” el análisis de los datos de suicidios registrados en 2020 respecto a 2019, puesto que refleja que, sin haber aumentado estos, sí que se ha experimentado un incremento de los mismos del 30 % en las personas jóvenes, mientras ha disminuido un 20 % en los mayores de 60 años.

Por ello, ha subrayado la necesidad de actuar con medidas tanto inmediatas como a largo plazo, y ha señalado que el despliegue de políticas para reforzar la atención en salud mental constituye una parte “prioritaria” de la agenda del Consell para abordar la superación de la pandemia, no solo desde la reactivación económica y social, sino también desde la “recuperación emocional”.

“Partimos de una preocupación extraordinaria”, ha indicado el president, que ha remarcado que ya en la primera conferencia de presidentes y presidentas celebrada en marzo del año pasado expresó la necesidad de adoptar medidas en esta materia, que, en el caso de la Comunitat Valenciana, se abordarán teniendo en cuenta “la necesaria convergencia sociosanitaria”.

En el mismo sentido el comisionado de la Generalitat para el Plan Valenciano de Acción para la Salud Mental, Drogodependencias y Conductas Adictivas ha defendido la necesidad de seguir avanzando en estrategias para abordar la salud mental desde un punto de vista “integral” y ha considerado “fundamental” incluir en la agenda política pública estas actuaciones, que deben contar con la participación “real y efectiva” de todos los actores, no solo en el ámbito sociosanitario, sino también en los centros educativos, con medidas específicas para actuar estos últimos.