El operativo por ola de calor de la Conselleria de Emergencia Climática movilizó a más de 500 personas que realizaron acciones de vigilancia preventiva, control de humos, seguimiento de tormentas, actuaciones informativas, o precintado de paelleros, entre otras, dentro de la campaña de intensificación de las tareas de vigilancia y prevención de incendios forestales.

El dispositivo -en funcionamiento tras la publicación de la resolución conjunta con la Conselleria de Justicia, Interior y Administración Pública- activó, junto con los agentes medioambientales y los técnicos de guardia, los 66 observatorios forestales y las 122 unidades de prevención.

Entre el 12 y el 16 de agosto las centrales de prevención de incendios forestales participaron en un total de 294 casos (97 Alicante, 62 Castellón y 135 Valencia) mientras que los observatorios forestales realizaron 28 actuaciones por control de humos y 56 seguimientos de tormentas, detectando 14 incendios y 5 quemas.

Los agentes medioambientales realizaron control y limitación de accesos a parques naturales y terrenos forestales, además de desalojar las zonas de acampada en cumplimiento de la resolución conjunta que suspendía los permisos de dichas zonas en los montes gestionados por la Generalitat. De forma preventiva, y con la colaboración de la Federación d’Escoltisme de la Comunitat Valenciana, se desalojaron los tres campamentos de Sant Joan en Vistabella.

Las unidades de prevención de Incendios realizaron 642 actuaciones informativas y 122 fueron correctivas, informando a un total de 2944 personas. Se precintaron 138 paelleros, se hizo el seguimiento de 47 tormentas y se detectaron 22 incendios.

La Unidad Técnica 902 prestó el apoyo técnico en remoto en el incendio forestal de Ayódar del sábado 14 y estuvo presencialmente en el incendio de Azuébar durante el domingo 15 y lunes 16 de agosto