La Generalitat, en colaboración con grupos de investigación de la Comunitat Valenciana ha impulsado un Programa Valenciano de Investigación sobre la vacuna contra COVID-19 que ha revelado un aumento de la confianza de la población valenciana tras la vacunación.

 

Ana Berenger se muestra satisfecha con los resultados obtenidos puesto que “la inmensa mayoría somos más optimistas que antes respecto al futuro inmediato y consideramos que el riesgo de desarrollar la enfermedad gravemente tras la vacunación es muy bajo”.

 

Este programa, que se desarrolla en varias fases, ha realizado hasta el momento más de 13.000 encuestas a valencianos y valencianas, según ha anunciado la directora directora general de Análisis y Políticas Públicas, Ana Berenguer.

 

En la última fase del programa, llevada a cabo entre la segunda quincena de mayo y la segunda de julio, se han efectuado un total de 6.023 encuestas a la población valenciana a los 42 días de haber recibido la primera dosis de cualquiera de las vacunas frente a la COVID-19.

 

Los datos del estudio concluyen que el 95% de personas encuestadas considera que su riesgo de desarrollar COVID-19 grave tras la vacunación es bajo, mientras que 74,1% cree que tras la vacunación su “riesgo de enfermar gravemente por COVID-19 es muy pequeño o inexistente” y un 16,1% piensa que el riesgo “ha bajado, pero aún existe”.

 

Tan solo el 4,8% restante de las personas encuestadas considera que el riesgo de contraer la enfermedad es bajo pero les “preocupa contagiar a otras personas no vacunadas”.

 

El estudio también arroja a la luz que la población está más optimista frente a su futuro inmediato que antes de la vacunación. Concretamente, el 83,5% de las personas encuestadas es más optimistas que antes de haber recibido la vacuna.

 

Expectativas post-vacunación

 

Mas de la mitad de las personas vacunadas, un 56,2%, apuestan por los viajes como principal actividad a realizar tras la recibir la vacuna, seguido por las visitas a restaurantes, con un 45,7%, y al teatro o al cine (35,8%).

 

Otra de las preferencias del 24,9% de las personas encuestadas es hospedarse en un hotel, mientras que el 18,9% se decidiría a usar el transporte público.

 

Asimismo, un 16,3% señala que iría a un evento multitudinario de cualquier tipo (cultural, religioso, político, etc.) en un espacio cerrado, pero solo el 3,2% iría a una discoteca.

 

En las 2 semanas previas a la cumplimentación de la encuesta, la mayor parte de las personas encuestadas, un 95,2%, estuvieron, al menos una vez, más de 15 minutos en espacios interiores con no convivientes. Estos encuentros se produjeron en su mayor parte en comercios y mercados (52,6%); bares o restaurantes (40,9%); lugar de trabajo (39,3%); domicilio (24,3%); centros sanitarios (23,3%) y vehículos privados (22,0%).

 

También, el 89,7% de la población encuestada reporta encuentros con no convivientes en su tiempo libre. Estos encuentros se produjeron con amigos familiares con presencia de menores o sin presencia de menores y compañeros de trabajo o estudios.

 

Por todo ello, Ana Berenguer hace un llamamiento a la cautela, puesto que “no podemos olvidar que el virus sigue ahí”.