Los alcoyanos merecen conocer las cuentas antes de las elecciones, especialmente la liquidación del presupuesto de 2022, que nació viciado y desequilibrado.

En octubre ha vencido el plazo para presentar el proyecto de presupuestos municipales para 2023, año electoral. En marzo vencerá el plazo para liquidar el presupuesto de 2022. Ni un plazo ni el otro se cumplen habitualmente en el Ayuntamiento. El señor Francés no los cumple.

Aprobar los presupuestos a destiempo es signo de mala administración, de dejadez, de ineficacia y de desprecio por la ley.

En año electoral, más que nunca, los alcoyanos tienen el derecho de acudir a las urnas conociendo con anticipación el presupuesto municipal de 2023 y la liquidación del presupuesto de 2022. Sobre todo, la liquidación de 2022, después de que conociéramos que el presupuesto de 2021 tuvo un remanente negativo de tesorería. ¿Por qué? Vamos a verlo.

El presupuesto de 2022, además de aprobarse tarde y mal, como siempre en los últimos once años, se aprobó con un informe durísimo de la Intervención Municipal que venía a decir que existía un fuerte desequilibrio presupuestario, un agujero, y una previsión de ingresos irreal que podría afectar a la estabilidad presupuestaria, es decir generaría más déficit, más agujero.

En el cuarto trimestre de 2021 el agujero en el Impuesto de Bienes Inmuebles era de 3.874.107,24 euros. El Grupo Municipal del Partido Popular presentó una enmienda a la totalidad de los presupuestos de 2022 por tan grave situación. La excusa era que se liquidarían altas y atrasos del IBI (¿dónde están esas altas, dónde esos atrasos, a cuánto ascienden), que según la Intervención no se habían justificado.

Han pasado ocho meses desde entonces y ahora sí que se puede justificar, y por eso le pregunto al señor Francés desde esta tribuna, y se lo preguntaremos en el Pleno Municipal, lo siguiente:
1º.- Suma Gestión Tributaria está cobrando el IBI estos días, luego el alcalde ya sabrá el importe exacto al que asciende el mismo. ¿Es la cantidad presupuestada? ¿Cuánto agujero hay?
2º.- El alcalde se justificó con las altas y atrasos pendientes de liquidar del IBI para desmentir el desequilibrio, el agujero. Bien, le vamos a preguntar y a solicitar al alcalde un certificado de las altas y atrasos que Suma Gestión

Tributaria ha ingresado al ayuntamiento desde el 1 de enero de 2022 hasta el 31 de octubre. El certificado dirá si se ha ingresado algo o no, y en su caso, cuánto.

Se suman las dos cantidades anteriores y eso es lo que hay. Mucho me temo que el agujero, solo en la partida del IBI, va a ser negro, como indicó la Intervención Municipal, al que habrá que sumar en su día el remanente negativo de tesorería que arrastramos y las dificultades que habrá para aprobar el presupuesto del año electoral.

Vamos a esperar la contestación y cuando la tengamos se la contaré a todos los alcoyanos.

Le preguntaremos todos los meses, de aquí a mayo, por el proyecto de presupuestos, hasta que lo tengamos, y por la previsible liquidación del presupuesto de 2022, especialmente si las previsiones del IBI no se van a cumplir.

Además, es de suponer que a día de hoy el alcalde estará tomando medidas frenando el gasto en cumplimiento de la ley y de los principios presupuestarios. Si no lo hace sería una imprudencia.

Por cierto, señor alcalde, una última cuestión: ¿Le va a pagar a los funcionarios antes del 31 de diciembre, que es lo que toca, el 1,5% de subida salarial correspondiente a 2022, o lo hará en marzo? (el gobierno lo ha autorizado, pero, para los que no puedan pagarlo hasta el 31 de diciembre). Me temo que lo hará el año que viene: primero, porque no puede pagarlo antes y, segundo, porque si lo hace aumentará el agujero. Si paga el año que viene no se enterará nadie de su repercusión en las cuentas municipales y ya veremos qué pasa después de las elecciones.

Alcoy merece un cambio, los alcoyanos merecen conocer las cuentas meses antes de mayo para decidir si cambian de administrador: un administrador que presenta las cuentas siempre tarde y mal, y sin tener en cuenta a los técnicos municipales.

 

Carlos Pastor
Candidato del PP a la Alcaldía de Alcoy